University of Wisconsin Digital Collections
Link to University of Wisconsin Digital Collections
Link to University of Wisconsin Digital Collections
The Arts Collection

Akademia Cartonera: Un ABC de las editoriales cartoneras en América Latina (2009)

Previous Previous section

Next section Next



 

Prólogo

“Sólo en papel la humanidad ha logrado plasmar la gloria, la belleza, la verdad, el conocimiento, la virtud y el amor imperecedero”.

George Bernard Shaw

“… hacer insignia y huir del hábito, he ahí la clave del goce cartonero”.

Jaime Vargas Luna

Cuenta la mitología griega que cuando Helena fue secuestrada por Teseo, Akademos ayudó a su rescate al revelar el lugar dónde la tenían prisionera. En agradecimiento, recibió una mansión y un olivar a las afueras de Atenas. Después de su muerte, éste se convirtió en un parque público que con el tiempo se conoció como los Jardines de Akademo Allí fue donde Platón se reunía con sus discípulos y por lo cual se llamó a este grupo akadémeia. En el Renacimiento se utilizó el término “academia” para denominar al espacio que invitaba al contacto e intercambio de ideas entre varias disciplinas intelectuales. Esta academia surgió en contraposición del ámbito anquilosado de la universidad medieval y promovió el humanismo; clave para el inicio de la modernidad, que trajo como consecuencia la revolución científica del siglo xvii.

Así como Helena no imaginó que estaría tangencialmente relacionada al movimiento que cuestionó y cambió el atrofiado pensamiento medieval, Eloísa (la hermosa boliviana que inspiró el nombre de la primera editorial cartonera) nunca imaginó que su nombre estaría ligado a un movimiento que está cuestionando el proceso editorial existente en el sistema económico neoliberal al establecer una nueva forma de producción editorial en la cual se busca la democratización de la literatura.

Akademia Cartonera: Un ABC de las editoriales cartoneras en América Latina, es el resultado anticipado del congreso “Libros cartoneros: Reciclando el paisaje editorial en América Latina” que se llevará a cabo del 8 al 9 de octubre en la Universidad de Wisconsin-Madison. Esta publicación tiene como propósito documentar la pauta que estas editoriales están marcando en el ámbito cultural, editorial y literario. Este libro ha sido el fruto de un esfuerzo colectivo no sólo de las personas que han aportado los diecinueve textos sino también de todas las personas voluntarias que han ayudado en la traducción y la edición del manuscrito. Su título quiere seguir la tradición unificadora de las editoriales cartoneras de usar el apellido “cartonera”. Su nombre “Akademia”, además de referirse a la entidad que lo publica, invita al diálogo e intercambio de ideas de dentro y fuera del mundo universitario.

Ocho manifiestos escritos por editoriales cartoneras, un recuento de la fundación de algunas de estas editoriales, una introducción, nueve artículos académicos, un inventario de los títulos cartoneros publicados, una bibliografía y varias imágenes son los elementos que componen este libro cuyo objetivo es ser una instantánea de un momento en la existencia de estas editoriales. No se pretende definir, describir ni encasillarlas. Cada una es única e irremplazable.

Si en el año 2006 alguien me hubiera preguntado mi opinión sobre las editoriales cartoneras no habría tenido mucho que decir porque de las cuatro existentes entonces solamente sabía de la existencia de una de ellas, Eloísa Cartonera. Me enteré de ellos de manera fortuita cuando viajé a Buenos Aires a la Feria Internacional del Libro para comprar libros para la biblioteca de la Universidad de Wisconsin-Madison. Tres años y mucho cartón después Memorial Library, la biblioteca de Ciencias Sociales y Humanidades, tiene en su acervo poco más de 360 volúmenes de libros cartoneros de diferentes países de América Latina.

El epígrafe de Shaw con el cual inicia este prólogo enfatiza el papel del lenguaje para interpretar lo que otros podrían considerar una confusa serie de experiencias sin ton ni son. En el caso de las editoriales cartoneras, no sólo el lenguaje les ayuda a plasmar la complejidad de la cultura, la sociedad y la literatura latinoamericana contemporáneas, sino que es también, literalmente, a través del papel y del cartón que lo están logrando. Por medio del uso que están dando a estos materiales están concretizando ideas globales, como el reciclaje, al mismo tiempo que fomentan la lectura y el amor por la literatura, la libertad de expresión y el simple goce de ser sin seguir ningún patrón establecido.

Akademia Cartonera abre con una introducción escrita por Ksenija Bilbija que explora los orígenes y la evolución de cada una de las ocho editoriales cartoneras que han participado en este libro. Le sigue el artículo del artista plástico Javier Barilaro, en el que hace un recuento de los comienzos de algunas de estas editoriales, especialmente con las que estuvo relacionado directa o indirectamente.

Los ocho textos que vienen a continuación son los personajes protagónicos de esta obra colectiva pues contienen los manifiestos que escribieron cada una de las editoriales cartoneras y la página de entrada que han diseñado para su sección. Cada manifiesto transmite su propia personalidad y detalla la filosofía detrás de su proyecto. Invitamos a cada cartonera para que colaboraran en la creación de este libro con un manifiesto e imágenes de su editorial. A todas se les dio la libertad de interpretar la palabra “manifiesto” como quisieran. El resultado ha sido un collage de ideas y propuestas que juntas proporcionarán al lector una mejor idea de la razón de ser de cada editorial y de su carácter lúdico y contestatario. Ninguna comparte la misma voz y sin embargo a través de estas contribuciones reluce el placer y la pasión de todas ellas por su trabajo.

Junto con los manifiestos e imágenes proporcionados por estas editoriales, se encuentran nueve ensayos académicos originales que estudian la naturaleza, evolución y aporte de las diferentes editoriales cartoneras en áreas tales como las artes visuales, la creación y la producción literaria, la sociología, el mundo editorial, la educación y los derechos de autor. Sus aportes se pueden ver como una perspectiva colectiva y multidisciplinaria del fenómeno cartonero, y sin embargo, representan sólo una instantánea del estado actual de los estudios e investigaciones que se están haciendo sobre las editoriales cartoneras. Los nueve autores de estos artículos son investigadores académicos o escritores independientes de Estados Unidos, Argentina, Perú y Brasil.

En el primer capítulo de la parte digital de esta obra, Ksenija Bilbija amplía las ideas que esboza en la introducción y explica con detalle el origen y evolución de las primeras ocho editoriales cartoneras desde el punto de vista de la producción editorial en una economía neoliberal.

Johana Kunin contribuye con un reporte de la serie de entrevistas que ha hecho estos últimos meses a varias editoriales cartoneras. Para ella, estas editoriales se han difundido sin una estructura establecida de manera parecida a la tradición oral, es decir, de boca a boca cambiando de acuerdo a la interpretación que el receptor le da de acuerdo a sus propias circunstancias.

Craig Epplin expone los antecedentes conceptuales de editoriales independientes en Argentina, como lo es Eloísa Cartonera y rastrea la genealogía de esta última hasta escritores como César Aira y Osvaldo Lamborghini cuyo lema “Primero publicar, luego escribir” pareciera profético de la cultura literaria actual.

Djurdja Trajković dedica su artículo al análisis de los principios estéticos de Eloísa Cartonera y a la aplicación de estos principios por parte de los títulos que publica y sus autores. Su ensayo también ilustra los temas y la estética que cada autor comunica con el objetivo de encontrar tendencias e influencias literarias compartidas por todos ellos.

Lauren Pagel estudia la forma en que la “personalidad” de un libro puede interpretarse a través de las partes que conforman los libros publicados por Sarita Cartonera. Asimismo, Pagel analiza la forma en que las personas se han relacionado con el libro-objeto a lo largo de la historia del libro.

El ensayo de Jaime Vargas Luna intenta imaginar el rumbo de la edición cartonera en el futuro a través de una revisión del lugar que ocupan las dichas editoriales dentro del ámbito de la edición independiente latinoamericana actual. Vargas Luna analiza esta situación apoyándose en conceptos como el consumo cultural, la bibliodiversidad y la ciudadanía global.

En su capítulo, Doris Sommer explica la aplicación pedagógica  y los resultados de los talleres de apreciación literaria que ofrece el programa Cultural Agents Initiative de la Universidad de Harvard. Hasta la fecha este programa ha dado talleres en Estados Unidos, México, Colombia, Puerto Rico y Uganda. Estos talleres tienen como base la metodología del proyecto Libros un modelo para armar (LUMPA) creado por Sarita Cartonera.

Jane Griffin analiza las similitudes y las diferencias de Animita Cartonera con las editoriales ilegales que aparecieron durante la dictadura militar. Además estudia el lugar que esta editorial ocupa en la cultura chilena post dictatorial y su papel en relación al nuevo gobierno democrático.

El ensayo de Livia Azevedo Lima expone cómo las características del arte brasileño producido entre los años sesenta y setenta perduran en las propuestas de grupos como Dulcinéia Catadora y la forma en que éste adopta el concepto de estética relacional de Nicolas Borriaud como eje principal de su proyecto. Azevedo Lima también incluye en su estudio los conceptos de cultura popular de Ferreira Gullar y culturas híbridas de Néstor García Canclini.

En este momento nuevas editoriales cartoneras están apareciendo a un ritmo acelerado en diferentes países de América Latina. Hace poco más de un año existían alrededor de ocho, hace unos meses eran quince, hasta hace unas semanas ya se contaba una veintena. ¿Adónde va a llevar esta multiplicación? ¿Cómo van a desarrollarse? Es muy temprano para contestar estas preguntas. Solamente espero que las palabras de Roberto Cáceres al explicar el nombre de Yerba Mala Cartonera en una entrevista con Silvina Friera publicada en Página/12 profeticen el desarrollo de todas ellas:

La yerba mala crece en cualquier parte, sobre todo en el lugar que tú menos la desees, y siempre se la quiere extirpar porque es molesta  […] La vas a sacar y va a crecer otra vez […] Es una suerte de terquedad por la supervivencia.[1]



Notes

[1] http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/2-10245-2008-06-03.html

Previous Previous section

Next section Next




Go up to Top of Page