University of Wisconsin Digital Collections
Link to University of Wisconsin Digital Collections
Link to University of Wisconsin Digital Collections
Ibero-American Electronic Text Series

Alonso, Manuel A. / El Jíbaro (1949)

Previous Previous section

Next section Next



 

ESCENA VII

EL BAILE DE GARABATO

Arreyanense a mi lao
Toiticos los que aqui están.
Y jagamos una mea,
Paque puean escuchal:
Ey suseso acontesió
En la semana pasaa,
Que es de aqueyos que encocoran
Y achongan jasta rabiay.
Muaba a canto e talao
A mi baca coloaraa
Ey jueves a eso e la una,
Poquito menos o más;
Cuando yegó primo Sico,
Que me diba a combial
Pa un baile, que aqueya noche
Jasian en la besinda,
En caje de una comae
Que ey querfa festejay,
Casaa con un primo suyo
Jasfa tres meses no más,
Y que era, asigún la fama
Y si bale, isil veyda,
De chupe y dejeme ey cabo:51
Y no repito lo emas
Que sus muchos amaores
De eya cuentan sin paral,
Polque ey cuento sería laygo
  [p. 42]   Y no hay quien no sepa ya
Que a enamoraos y a locos
Nayden les debe escuchay.
Espache en un paire nuestro,
Luego me juy a refrescal
Ar rio, despues me puse
Los trapos e cristianay
Y, ey malambo ebajo er braso,52
Dejando mi estancia atras,
Apenas anochesió
Vide ey baile prensipial.
Era ia casa e ia fiesta
De yagua e sierra techaa,
LoS setos y soberaos
De tabias sóio aserraas.
Con bentanas correisas
y soteras sin iabrat.
La sata onde se baitaba
La tenian aiumbraa
Con cuatro betas e Sebo
A ios estantes pegaas,
y otra sobre una tabliya
En que se via un San Bias,
Un ramo e parma bendita,
Tres mochos sin espigay,53
SI un tigliero, una baraja
y una atarraya emptomaa.
A la erecha, junto ar seto,
Había mujeres sentaas
Sobre una canoa grande,
Que ayi tenian arrimaa.
A mano suida to mesmo,
Las habia arreyanaas
Ensima una costanera54
Con dos trosos lebantaa.
Un ture, aygunas banquetas
Y un banco sin resparday,
  [p. 43]   Seybian de asiento a los músicos,
Cantores y a pocos más.
Rompió ey baile primo sico
Con su Comae Trenía,
Con un sonduro que daba
Imbidia veyo bailal.
Requintaba la bigiiela,
Ey giiiro diba a jablay,
y los tiples y maracas
No les diban muy atras.
Los garrones e mi primo
Repicaban sin paral,
Y atajaba la pareja
Tan a tiempo y a Compás,
Que hubo biejo que la baba
Le bino ay suelo a paray.
Bailóse espues un cabayo,
Unas caenas etras,
Un fandanguiyo bombeao,
Y un seis se diba a tocay.
Cuando dentró esbanesio
En er baile un camaraa,
Con ey sombrero en la oreja
Y la daga esembainaa.
Parao en mita e la sala
Dijo: ¿Quién es capatás55
En este baile, señores,
Que habemos de platical?
--Yo Soy, repuso mi primo,
Pa lo que guste manday.
--No más quería, que un rato
Aquí me ejaran bailal,
Porque se lo he prometío
A una jembra que aquí está.
--Mucho jiso en prometeyo
Poyque puee que quede mal,
Manque benga acompañao
Con ey mesmo Barrabas.
--Jise bien; y si algún guapo
Me lo quisiere pribay,
  [p. 44]   Le pelsinare la cara, y naide baylara más.
--Eso agora lo beremos.
-- Pues asina lo bera.
Dió un rempujón a mi primo,
Que ay punto se jiso atras,
y metió mano ay moruno56
Rabiando pol peleay.
Toitos jisimos lo propio,
y se puso caa cuar
En ey bando de uno o de otro,
Confolme a su bolunta.
Las belas fueron ar suelo;
Queandonos por un iguar
Toos prietos, pues ni las manos
Nos podiamos miray.
¿Quién aqueya masamorra57
Será capas e contal?
Las jembras esperesías58
Gritaban a no poel más;
Unas en ey aposento
Se fueron a refugiay,
Otras aya en la cosina,
Aygunas arrinconaas
En la sala, y jasta una
Se fue de mi eo a sumbal
Poy la bentana más arta,
Con su bojote59 cargaa.
En poquísimos menutos
Se dieron más cuchiyaas,
Y repartieron más palos,
Que letras tiene un misar
Y no hubieran acabao
Ni con ey juicio finay,
Si no se mete pol medio
La mosa más aqueyaa,60
  [p. 45]   Que tiene ey barrio e Culebras
En toa su besinda;
La cuar en cuenta e correy,
Al iguar de las emas,
Agarró un cabo de bela
Y en un tisón de capa,
Que sacó de los fogones,
Lo prendió a fuelsa e soplay
Yegó a la sala y gritando:
¡Señores! que jaya pas,
Nos dijo: Atórense un poco
No se bayan a matal:
Yo que soy causa e la riña
Se lo bengo e suplicay.
Escucheme, que ay momento
La buya se acabara.
En broma le ije a Cilirio
que no sería capas
De esbaratal este baile,
Y er lo ha jecho de beydá.
Su intención no era ofendel
A unas gentes tan honraas,
Sino dal a conocey
Que pol mí no teme a naa.
No queamos muy satisfechos;
Pero nos jiso queal
La risa de aygunos cuantos,
Que cada ves diba a más.
Era ey caso que un mosito
Benio de la Suida,
Muy agentao y muy tieso,
Asin que oyó juracan,
Se metió ebajo una mesa
A aprendel a gateay;
Y entonces me lo sacaban
Sin poel tabia jablal.
Cilirio le dió a mi primo
La mano, voivió a embaynay
La daga; y toos en un veibo
Se ofresieron su amista;
Se acuairiyaron los musicos
  [p. 46]   Y mujeres, y a baylay
Otra bes, cuar si tay cosa,
Acabara e presensial
Se puso toita la gente
Con mucha tranquilia;
Menos sinco u seis jerios
Que se fueron a curay.

Previous Previous section

Next section Next




Go up to Top of Page