University of Wisconsin Digital Collections
Link to University of Wisconsin Digital Collections
Link to University of Wisconsin Digital Collections
Ibero-American Electronic Text Series

Casas, Bartolomé de las / Aquí se contiene una disputa, o controversia: entre el Obispo don fray Bartholomé de las Casas [...] y el doctor Ginés de Sepúlveda [...] (1552)

Previous Previous section

Next section Next



 

[Section 1]

  [p. 3v]  

Este es un traslado de un summario que por conmission de la congregacion que su Magestad mando juntar en Valladolid el Año de cincuenta: coligio el muy reverendo y doctissimo padre Maestro fray Domingo de Soto: de la Apologia que hizo el obispo de Chiapa y leyo en la dicha congregacion contra el doctor Sepulveda.

Prologo del maestro Soto

Muy Ilustres: muy magnificos y reverendos señores y padres: lo que vuestras señorias y mercedes y paternidades me han mandado es: que reduzga en summa y en orden lo que estos señores (conviene saber) el Egregio doctor Sepulveda y el Reverendissimo obispo de Chiapa en este consultissimo consejo han propuesto, uno en contra de otro: para que el punto y las razones de su controversia: reduzido todo a compendio: den mayor luz a vuestras señorias y mercedes que lo han de juzgar. Y mandaron me que no dixesse aqui ni significasse mi parecer ni añidiesse a la sentencia del uno ni a la del otro ningun argumento: sino que fielmente refiriesse la substancia de sus pareceres y la summa de sus razones. Dize lo pues ansi: aun que si tuviera mas libertad pudiera por aventura segun mi flaco juyzio dar a este compendio otro lustre. Empero reservo lo para quando si vuestras señorias y mercedes fueren servidos mandarme lo dixere mi parecer.

El punto que vuestras señorias, mercedes y paternidades pretenden aqui consultar es: en general inquerir y constituyr la forma y leyes como nuestra Sancta fe catholica se pueda predicar y promulgar en aquel nuevo orbe que el Dios nos   [p. 4]   ha descubierto, como mas sea a su Sancto servicio: y examinar que forma puede aber como quedassen aquellas gentes subjectas a la magestad del emperador nuestro señor, sin lesion de su real conciencia: conforme a la bulla de Alexandro. Empero estos señores proponientes no han tratado esta cosa assi en general y en forma de consulta: mas en particular han tractado y disputado esta question (conviene a saber) si es licito a su magestad hazer guerra a aquellos yndios, antes que se les predique la fe: para subjectallos a su Imperio: y que despues de subjectados puedan mas facil y commodamente ser enseñados y alumbrados por la doctrina evangelica del conoscimiento de sus errores y de la verdad Christiana. El doctor Sepulveda sustenta la parte affirmativa: affirmando que la tal guerra no solamente es licita mas expediente. El señor obispo defiende la negativa diziendo: que no tan solamente no es expediente, mas no es licita, sino iniqua y contraria a nuestra Christiana religion. Son empero de supponer dos cosas. La. 1. que no puede guardarse tanta justicia al señor doctor como al señor obispo: porque como el doctor no leyo su libro: sino refirio de palabra las cabeças de sus argumentos: y el señor obispo leyo tan largamente sus escriptos: no puede en esta relacion mostrarse ygualmente la fuerça de entrambas opiniones. Y porende el que de vuestras señorias, o mercedes quisiere hazer tanto estribo en esta disputa: puede ver el libro del dicho doctor. El. 2. presupuesto es que como el señor obispo no oyo al doctor: no respondio por la orden que el lo presupuso (ni a solo aquello) sino pretendio responder a todo quanto el dicho doctor tiene escripto: y a quanto a su sentencia se puede opponer: y poresto sera menester sumar solos los puntos de su respuesta y las principales razones y autoridades.

Fundo pues el dicho señor doctor Sepulveda su sentencia brevemente por. 4. razones. La. 1. por la gravedad de los delictos de aquella gente señaladamente por la ydolatria y otros pecados que cometen contra   [p. 4v]   natura. La. 2. por la rudeza de sus ingenios que son de su natura gente servil y barbara: y porende obligada a servir a los de ingenio mas elegantes como son los españoles. La. 3. por el fin de la fe porque aquella subjecion es mas commoda y expediente para su predicacion y persuasion. La. 4. por la injuria que unos entre si hazen a otros: matando hombres para sacrificarlos y algunos para comer los.

La primera razon confirmo en tres maneras. La. 1. por auctoridades y exemplos de la sagrada escriptura. La. 2. por autoridad de los señores doctores canonistas. La. 3. affeando la enormidad de aquellos delictos. Quanto a las auctoridades de la escriptura sacra no truxo todas las que trae en su libro sino solas dos, o tres. La una del Deutero. En el. capi. 20. La qual no traxo para probar que la tal guerra fuesse licita: sino para explicar el modo como se debe hazer. Porque dize assi. Quando accesseris ad expugnandam civitatem offeres ei primuz pacem yc. Donde dize que si recibieren la paz y les abrieren las puertas que no les hagan mal: sino que los resciban por tributarios: empero si se defendieren por guerra: que a todos los varones maten sin dexar mas de las mugeres y niños: aun que dixo que de este rigor no se debe del todo usar con los yndios. Y porque dize alli. Sic facies cunctis civitatibus que sunt a te valde procul: donde dize la glosa: procul id est diverse religionis: infirio que por solo ser alguna gente de otra religion que la nuestra: les podemos hazer guerra: empero para probar esto que por la ydolatria se les puede hazer guerra: trae en su libro aquello del Deut. capitulo 9. Ne dicas in corde tuo cum deleueriteos dominus propter iusticiam meam introduxit me dominus yc. Cum propter impietates suas iste delecte sint nationes: y en el. capi. 12. se mandaba a los judios que destruyessen los templos de los gentiles y   [p. 5]   desmenuzassen sus estatuas y ydolos. Anidio el castigo que Dios hizo en sodoma y gomorra: para exemplo de lo que es licito hazer en los yndios. Y al reves traxo tambien aqui de palabra lo del Levit. capitulo 26. donde amenazaba a los mismos judios que si hiziessen las abominaciones de los gentiles: tambien los castigaba como a ellos: destruan (inquet) excelsa vestra et simulacra confringan cadetis inter ruinas idolorum vestrorum: in tantum ut urbes vestras redigam in solitudinem. yc.

El señor obispo en respuesta de este articulo truxo muchas cosas que se summan en quatro puntos. El primero que aquellas guerras contra los gentiles ydolatras no las mandaba Dios por su ydolatria: sino particularmente contra los chananeos y jebuzeos y siete naciones de que se haze mencion en el Deut. capi. 7. que posseyan la tierra de promission. La qual tierra fue prometida a Abraham y a su linaje aun que juntamente queria Dios castigar la ydolatria de aquellos. Esto prueba lo primero: porque si por sola la ydolatria Dios abia de castigar los gentiles no solo aquellas gentes: mas a casi todo el mundo abia de castigar, pues todo estaba lleno de ydolatria: y pues no mando hazer guerra sino aquellos cananeos y a las otras. 6. naciones: señal es que no por sola la ydolatria, sino por la promessa que tenia jurada a Abrahan eran estas guerras. De esto ay auctoridad expressa en el capitulo 9. del Deut. La qual el doctor cito cortada: donde se dan entrambas causas juntas: Quia ille. s. gentes terre promissionis egerunt impie: delecte sunt intro eunte te: et ut compleret verbuz suum dñs quod sub juramento pollicitus est patribus tuis. Traxo a proposito aquello del Genisis. capitulo 15. donde hizo Dios la dicha promessa a Abrahan y como que se quexaba de la dilacion del cumplimiento: responde el mismo Dios: nec dum complete sunt iniquitates amorreorum visqibus ad presens tempus. donde se prueba: que Dios dio aquellas   [p. 5v]   tierras a los judios por la promission: empero espero a castigar los por sus peccados. Truxo en confirmacion de esto que de los otros gentiles ydolatras mando Dios en el Deutero. ca. 23. Non aboninabis idumeum nec egiptun quia advena fuisti in terra eius.

De aqui passo a responder a la auctoridad que allego el dicho doctor del Deutero. c. 20. diziendo que porque aquella guerra que alli se significaba no era contra los de la tierra de promission: sino contra los que eran procul como dize el texto: no se podia hazer por sola la ydolatria: si por otra razon no fuessen sus enemigos. Y assi comiença el. ca. si exieris ad bellum contra hostes tuos (conviene a saber) o porque impidiessen el passo a los judios, o les hiziessen a ellos, o a su ley otros daños, o injuria. Pruebalo por el nicolao: y mas claro por el Tostado en la. q. 1. de aquel ca. y sobre el segundo libro del paralipo. c. 8. Por manera que aun que expone alli la glosa: que los que eran valde procul eran de diversa religion: no entiende que por solo aquello se les podia hazer guerra : sino dixo procul: para differenciar de las siete naciones de la tierra de promission que estaban cerca: porque aquellos no se les abia de ofrecer ninguna paz ni hazer con ellos ningun pacto: sino que los abian de matar a todos sin aber mia de ninguno y derrocalles sus templos y quebrantar sus ydolos y quemar su hazienda. Y la razon se da en el ca. 7. y. 9. y. 12. del Deutero. que como los judios eran templo Sancto de Dios y aquellas tierras abian de ser su habitacion: no abia de quedar alli memoria de ydolatria que los inficionasse: la qual razon tambien da como el allego santo Th. en el. 4. de las sentencias. di. 39. Empero con los otros gentiles podrian hazer paz y no eran obligados a destruyr les su ydolatria. Por manera que la guerra contra los de la tierra de promission donde no dexaban nadie a vida: pretende que no se puede traer en exemplo al proposito: y la que se hazia contra los otros gentiles no se podia hazer por sola la ydolatria. Y de aqui passo a responder a las auctoridades que el dicho doctor traxo aqui del levit   [p. 6]   co: donde Dios castigaba a los mismos judios por la ydolatria. Y la respuesta es que de alli solo se sigue: que aquellos que una vez han recebido la ley de Dios y despues son apostatas, o ydolatras: aquellos justamente pueden ser punidos. Y este dixo ser el sentido de Nicolao de Lira sobre los numeros. ca. 31. donde dize que en la escriptura sagrada se halla aberse movido justa guerra contra la tierra donde se blasphema el nombre de Dios. Añidio allende de esto para quebrantar en esta razon las dichas auctoridades y exemplos allegados: que los exemplos dela ley vieja emos los de admirar y no ymitar en aquellos crueles castigos: como dizen los decretos. 2. q. 7. ca nos si. y. 22. q. 2. c. siquis y original de Sant Gregorio. et. 14. q. 5. c. Dixid dñs: que es de Sant Augustin: alli lo puede ver quien quisiere y por esto respondio a lo de sodoma: que aun que Dios hizo aquel tan grave castigo por su secreto juyzio: no es licito por aquel peccado hazer guerra. Porque de otra manera siguiendo aquel exemplo: tambien seria licito quemar todas las ciudades con los niños innocentes como alli se hizo.

Lo segundo en esta misma razon, porque se allega contra el aquello de Sant Lucas en el. c. 14. Compelle eos intrare: expuso aquella auctoridad segun los sanctos diziendo que no se entiende de la compulsion exterior por guerras: sino dale dos sentidos: el uno: si se entiende quanto a todo linaje de gente que esta en peccado y particularmente de los gentiles que nunca oyeron la fee: se ha de entender de la interior compulsion que Dios haze por sus inspiraciones: o por ministerios de Angeles. Probolo: primero por auctoridad de Sant Christostomo en el imperfecto Homelia quarenta y uno. Y por Sancto Thomas en las disputadas de Jeritate. Quistion. 22. arti. 9. donde dize: que en aquella parabola: fit mentio de compulsione non que est coactionis sed efficacis persuasionis vel per aspera velper lenia. Como   [p. 6v]   tambien lo dize Sant Pablo en la. 2. Epistola ad Thimotheuz. capitulo 4. Predica verbuz, insta opportune, importune argue, obsecra, increpa: y ad Titum. 2. Argue cum omni imperio. Y lo mismo dize Dios a los angeles y prelados que estan para nuestro ministerio como dize Dionisio en el nono capi. Celestis hierarchie. Y Hieremias en el ca. 24. Nunquid non verba mea sunt sicut ignis et malleus conterns petras: por manera que unas vezes por adversidades, y otras por milagros, y otras por inspiraciones, y otras por palabras: compelle Dios a las vezes a los endurecidos. Por lo qual dize Sant Augustin. Felix necessitas que compellit ad meliora. Y Sancto Thome en la. 3. parte questione. 44. Articulo. 3. Lo tracta esto largo, donde dize: que Dios virtute divina animas hominum invitat non solum iustificando et sapientiam infundendo vel stupefaciendo como parece singularmente en la conversion de Sant Pablo y en la Magdalena y en Sant Matheo por lo qual dize Sant Augustin sobre Sant Juan en el capitulo 14. que es mayor obra justificar un peccador: que criar el cielo y la tiera. Por manera que compelle intrare, no significa la guerra: sino la gran virtud de Dios que mueve los coraçones empedernecidos de los hombres. Y en este sentido theophilato y otros doctores dizen explicando aquella parabola: que los judios fueron llamados blandamente, como gente que estaba dentro de la cuidad: que quiere dezir en el conocimiento de la ley: y los gentiles compellidos porque estaban fuera en los anchos caminos de sus peccados: y en las sepes que son los encerramientos de ellos porque estaban en ellos como cercados y tapiados. La. 2. exposicion que truxo de esta auctoridad en otro lugar mas baxo fue de Sant Augustin. El qual en muchos lugares contra los donatistas, pone la differencia que ay entre los infieles que nunca oyeron la fee: y los herejes que abiendo la recebido la dexaron: que los unos han de ser llamados   [p. 7]   blandamente porque como nunca se obligaron a la fee por su libertad (la qual es necessaria para recebirla) no pueden ser compellidos: y los otros si: como el que nunca hizo voto de una cosa: no es obligado: pero despues de aberle hecho: ya es obligado a ella: conforme aquello del Psalmo. 75. Vovete et reddite domino deus vestro. Donde segun los theologos la primera palabra dize consejo: y la segunda precepto. Esta differencia declara santo Thomas: en la. 22. q. 10. articulo. 8. Y es determinacion del concilio toledano. 4. Como parece en el capitulo. De judeis. Distinctione. 45. Y por esto: Sant Augustin contra los donatistas como parece. 23. question. 4. capitulo Displicet. Y en otros siguientes: distinguio dos tiempos de la yglesia, uno quando en su niñez aun no tenia Reyes ni gentes poderosas para compeller los desobedientes a la fee: y otro quando ya se cumplio la prophecia: et adorabunteum omnes reges terre: Por cuya mano puede hazer la dicha compulsion. Empero que la tal compulsion se entienda solamente de los herejes: expressamente se muestra por su Epistola. 50. Ad bonifacium donatistam. El qual con todos sus consortes hereticos se quexaba que no abian de ser compellidos por fuerça de justicia: sino por razones y argumentos: y poresso les trae la differencia de la parabola evangelica: y dize ansi. An non pertinet ad diligentiam pastoralem et illas oves que non violenter sed blande seducte agrege aberraverunt et ab alienis ceperunt possideri: inventas ad ovi le dominicum si resistere volverint flagelorum terroribus vel etiam doloribus revocare: presertim si apud fugitivos et predones servos fecunditate multiplicentur; Plus habet juris quod in eis dominicus character agnoscitur. Sic enim error corrigendus est ovis: ut non in ea corumpatur signaculuz redemptoris. Donde manifiestamente habla de los herejes qui seducti agrege aberraverunt, y añide   [p. 7v]   alli Sant Augustin al proposito la auctoridad desant Pablo. 2. ad corinth. 10. donde dize que primeramente: Captivantes intellectum in obsequium Christi, los hombres han de dar la obediencia a la yglesia: y luego añade. Parati sitis ulcisci omnem in obedienciam cum impleta fuerit obedientia vestra. De donde collige Sant Augustin que hasta que los hombres ayan dado la obediencia a la yglesia no se les puede castigar ninguna inobediencia. Y ansi concluye con la parabola del Evangelio: que por aquellos que fueron primero llamados y blandamente traydos: se entienden los gentiles: y en los otros que fueron de las vias y sepes compellidos a venir: se entienden los herejes. Cito en esta razon no solo a los theologos, sino tambien a Innocencio yllustre doctor entre los canonistas. El qual en el. ca. Maiores: de baptismo. Et eius effectu: sobre aquella palabra, Non compellant: et sic (iniquit) nullus est ut fiat christianus compellendus. Nec obstat quod servo dicitur ut ad nuptias inuitatos compellat intrare: quia intelligitur de compulsione facta per instantiam rationis, non per severitatem gladij materialis, vel violentiam temporale: quia executio matialis gladij est isti servo idestordini predicatorum vel apostolis in persona Petri et domini interdicta. Y añadiendo la otra opinion dize: que se puede tambien entender: que iudei et similes qui fidem non habent, non sunt gladio materiali ad fidem cogendi: sed introducendi per efficatiam rationis: sed illi qui a gremio eclesie diverterunt ut heretici et scismatici: ad ea sunt redire cogendi, cum sint de foro ecclesie, etiam per potenciam secularem.

El tercero punto que derribo de aqui: fue mostrar ser falso lo que los contrarios dizen: que los emperadores en tiempo de algunos sanctos hizieron guerra por su consejo a los gentiles por quitarles la ydolatria y traer los a la fee, y primero mostro esto ser falso en tiempo de constantino y en tiempo de Sant silvestre: por aquello de la hystoria ecclesiastica   [p. 8]   libro. 10. capi. 6. Pietate fretus gothos et sarmathas aliasquibus barbaras nationes, nisi quevel amicitijs vel deditione sua ad pacem pervenerant, in solis propijs armis edomuit: et quanto magis se religiosius deo subiecerat: tanto amplius ei deus universa subdebat. No se puede entender que por la tal causa se les hiziesse aquellas guerras: sino porque los godos andaban por el orbe infestando las gentes: y quando hazian paz con los christianos, como alli poco antes dize la historia: no se les hazia guerra, aunque se quedassen en su ydolatria. Y que algunas vezes hiziessen guerra a los romanos los godos: cuenta lo Orosio en el libro. 7. Y Sant Augustin ad Heliodorum. Lo mismo tambien se puede dezir de los sarmatas que eran tambien scitas como los godos: mayormente que los godos en algun tiempo fueron arrianos como lo cuenta la dicha hystoria tripartita libro. 8. capitulo 13. Y por esto se les podia hazer guerra. Y ansi concluyo que Sant Silvestre nunca aconsejo la tal guerra por razon de la fe: donde tantos males se hazen contrarios al fin que pretende la fee: antes como se lee en su historia y sobre el. capitulo quempio. 10. q. 2. hazia bienes temporales a los infieles: para que se convertiessen: entendiendo que las guerras pornian en odio a los Christianos y a su fee y su ley con los gentiles, para que los blasfemassen y escupiessen antes que la recibiessen. Aqui encaxo otras auctoridades del Evangelio y de Sant Chrisostomo que venian mas al proposito al. 3. fundamento del doctor sepulveda Passemos pues a lo que añade de Sant Gregorio: al qual traen tambien los contrarios por si. Dixo pues el señor obispo que aun que en tiempo de san Gregorio ubo emperadores Christianos poderosos: nunca les aconsejo tales guerras: por que si tal les aconsejara, obiera hystoria de ello. Y a Ingalaterra no embio armados sino a augustino con otros quarenta monjes como ovejas entre lobos: conforme al evangelio: segun parece por la hystoria de Inglaterra. I. 1. c. 25. la qual escribio beda: y por otras hystorias y en el. c. si geneistin.   [p. 8v]   56. Y la oracion de aquellos donde quiera que entraban entre los infieles era: señor Rogamos te en toda tu misericordia que te plega de alçar tu furor y tu yra de esta ciudad y de tu Sancta casa: por que pecamos contra ti alleluya. Assi lo escribe beda y juannes diacono en aquella hystoria. Y el mismo augustino en el libro. 9. En la epistola. 54 en el registro de Sant Gregorio. Y por aqui Respondio a los que traen en contrario al mismo Sant gregorio en el. capitulo 51 non. 23. question. 4. Donde loa las guerras de genandio patricio para dilatar la fee: porque aquellas dize que eran contra los subditos del romano Imperio, o contra sus enemigos que impedian y blasphemaban la fee. Las palabras del tex. Son: Ibi non meritorum vestrorum lo quax non discurrit opinio, que bella vos frequenter appetere non desiderio fundendi sanguinem sed tantum dilatande causa Reipublice: in qua deum coli conspicimus loquitur: quatenus Christi nomen per subditas gentes fidei predicacio circum quaque discurreret. El. 4. Punto por donde prueba no poder ser castigados por la ydolatria es: porque no son del foro de la yglesia: donde expuso aquella auctoridad de Sant Pablo prime ad corinthios. 5. Quid michi de his qui foris sunt judicare; nonne de his que intus sunt vos judicatis; nam eos qui foris sunt deus judicabit. En las quales palabras noto: que aunque a jesu Christo en quanto hombre le es toda la universidad de hombres subiecta en potencia, empero no en actu: que quiere dezir que jesu Christo no quiso tomar en acto todo el poderio del mundo en quanto hombre sobre todos los hombres: como lo tiene en quanto Dios mas de para predicarles y enseñarles la fee: empero para tener jurisdicion sobre ellos no: hasta que estuviessen dentro de la yglesia: cuya puerta y entrada es por la fee. Y assi tiene poder en habitu y en potencia, sobre todos los que pueden ser Christianos: empero en actu no: hasta que lo sean.   [p. 9]   Porque de aquellos que no son christianos: reservo Dios para si el castigo: como alli dize Sant Pablo: eos qui foris sunt deus iudicabit. Y como la yglesia no tenga mas poder que tuvo Jesu Christo en quanto hombre: si se entremetisse a castigar los delictos de los gentiles haria a Dios injuria: usurpando le el juyzio que el reservo para si, en el dia del juyzio donde Jesu Christo exercitara su universal poder en los buenos y en los malos, fieles, o infieles: como lo enseña Sant Pablo ad Hebreos. 2. in eo qui ei omnia subiecit nichil dimisit: donde se nota el poder en habitu: y siguese. Nunc autez necduz videmus omnia subiecta et: quanto al acto. Y mas claro. 1. Chor. 15. omnia subiecta sunt ei sine dubio preter euz qui subiecit ei omnia: que se entiende quanto al habitu: siguese quanto al acto: cum subiecta fuerint illi omnia, iunc ipse filius subiectus erit ei. s. patri: que se entiende el dia del juyzio. La qual differencia explica Sancto Thomas en la. 3. parte. Question. 8. articu. 3. y questi. 59. articu. 4. donde dize que los infieles, actu non sunt de ecclesia sed in potentia: assi respecto de Christo: cuya virtud se estiende a salvar todos los hombres: como de parte de los hombres que por su libertad pueden venir a la yglesia. Cito muchos santos sobre aquellas palabras: como Athanasio: que hablando alli en persona de Sant Pablo dize. Neminem equidez nunc eorum, qui exteriores sunt, alloquor: id enin leges meas excederet: superuscaneuz igitur Christi precepta illis iniungerem, qui extra Christi aulam devagantur: quecunquibus enim lex deferit, his qui sub lege sunt deferit. Allego tambien aquello de christo Luce. 12. O homo quis me constituit iudicem aut divisorez super vos; donde notaba nuestro redemptor no ser aquellos de su jurisdicion. Y Ricardo sobre las mismas palabras en el 4 Distin. dize. Quod vicario Christi non fuit data directa potestas super illos, qui sacramentuz baptismi   [p. 9v]   susceperunt: quod est ianua qua intratur in ecclesiam militantem. Y Sancto Thomas enla. Secunda Secunde Question 2 . Por la misma auctoridad prueba que la yglesia no puede castigar la infidelidad de aquellos que nunca recibieron la fee. Concluyo este Articulo con una yllustre auctoridad de Sant Augustin in libro De verbis domini: sermone sexto, de puero centurionis: de donde propriamente a este proposito dize. Fratres ad nos pertinet vobis dicere: ad vos pertinet Christianis loqui. Quid enim michi de his que foris sunt iudicare: ipse apostolus illos a it Silcet Paganos alloquimur aliquid tanquan infirmos: blandiendum est illis ut audiant veritatem. In vobis resecanda putredo est. Donde pone la differencia: que los gentiles se han de traer por blanduras: pero en los Christianos por fuerça se ha de quitar lo podrido. Y siguese: si queritis unde vincantur pagani: unde illuminentur: unde ad salutem vocentur; deserite omnes solemnitates eorum: deferite nugas eorum: et si non consentiunt veritati nostre: erubescant falsitati fue. Da la manera devencer los paganos (conviene a saber) no por fuerça: sino huyendo de ellos: para que se averguençen. Y porque abia quien se atrevia a yr a quebrar los ydolos de los gentiles: añade. Nec faciatis ista quando in potestate non est ut facia ti silla: prauorum hominum est: furiosorum et circumcellionum: ubi potestatem non habent servire et velle mori. Llama circum celliones: a los que sin causa se offrecian a que los matassen paganos: porque fuessen tenidos por martyres. Y cita la auctoridad del Deuteronomio Capitulo septimo, donde dize. Cum data vobis fuerit terra in potestate tunc aras eorum destruetis. Y ansi dize Sant Augustin: ubi ubi nobis non   [p. 10]   est data potestas non facimus (como en los gentiles). Ubi data est: non permittimus: como en los malos Christianos ydolatras. Y porque nadie piense que habla de la falta del poder quanto al hecho: explica se que no entiende: sino quanto al derecho. Multi pagani habent istas abominationes in fundis suis: nunquid accedemus et confringemus; Prius enim agimus ut ydola in eorum cordibus frangamus: quando Christiani et ipsi facti fuerint: aut inuitant nos ad tambonum opus: aut preveniunt nos. Modo orandum est pro illis: non autem irascendum illis. Y mas abaxo: nonne ante nos sunt loca inquibus sunt; aut vere ignoramus ubi sunt ista; como quien dize: bien sabemos donde estan los ydolos: et tamen non facimus quia non dedit in potestatem deus: quando dat deus in potestatem: Quando Christianus est cuius res est. Muchas palabras añade alli Sant Augustin en esta razon: para confirmar que no tienen los Christianos poder para destruyr: ni castigar la ydolatria de los infieles: segun lo de Sant Pablo. De his qui foris sunt nichil adnos. Hasta arrancar se la primero de sus coraçones: para la doctrina Evangelica: y traer los por la fe a nuestra jurisdicion. Y confirmalo el señor Obispo por el mismo Sant Pablo: que primero cuenta todas las enormidades y vicios de los gentiles: entre los quales pone la ydolatria: y discurriendo por los otros peccados añade. Quid enim ad me attinet de his qui foris sunt judicare. Añadio a la postre el exemplo de los Apostoles y de los Martyres, que de ninguno se lee que destruyesse los ydolos: sino por la doctrina: como Sanat Pablo Actorum Decimo Quinto, que por razon concluyo   [p. 10v]   a Dionisio la falsedad de su ydolo: o por milagro como Sant Bartholome hizo al mesmo demonio, queel saliesse de su estatua y le desmenuzasse.

Y por la misma razon que no les podemos quitar la ydolatria, dize: que ni los podemos castigar por ella, por falta de jurisdicion. Y la razon que de todo esto en general traxo fue: porque como los hombres no puedan vivir sin algun Dios: no podemos prohibilles que honrren sus dioses: sin enseñales la falsedad de ellos y la verdad del verdadero Dios nuestro.

De suerte que por estos quatro puntos: respondio a la primera probacion del Doctor Sepulveda: donde por auctoridad y exemplo de la sagrada escriptura queria probar: que por razon de la ydolatria se les puede hazer guerra a los gentiles. Añadio otras razones hasta doze: toda la substancia de ellas se ressuelven en lo que esta ya dicho contra la otra su probacion: que se fundaria en la gravedad de aquellos peccados por ser contra natura. El mismo Sepulveda se hizo un argumento: que todos los peccados son contra natura: porque son contra razon que es contra naturaleza del hombre. Por lo qual si por la ydolatria se les pudiesse hazer guerra: tambien podria por los otros peccados: como son hurto, o adulterio. Y respondio que aun que por estos peccados no se les pudiesse hazer guerra: empero pudo se les hazer por los pecados que no tienen por peccados, ni ley que los prohiba. Contra esto arguyo el señor obispo que la infidelidad es mayor peccado que la ydolatria: y no lo tienen por peccado sino por cosa licita y buena: y con todo esso no pueden ser castigados por la infidelidad: y es expressa doctrina de Sancto Thomas en la. 22. question. 10. arti. 8. et question. 12. articulo. 2. y de todos los theologos. Y que la infidelidad sea mayor peccado probolo: porque la ydolatria procede de ignorancia de tener aquellos por dioses, como dize Sant Pablo Actorum. 17. Quod   [p. 11]   ignorantes colitis hoc annuntio vobis: empero la infidelidad positiva, de la qual hablamos nace de soberbia: de no querer subjectar se a la doctrina de los predicadores de la verdad: captivantes (como dize Sant pablo) intellectum in obsequium christi: y a sabiendas y por obstinacion: lo qual todo agravia el pecado de la infidelidad: por lo qual dize santo Thomas en la. 22. questi. 10. que el peccado de la infidelidad ha el dia del juyzio de ser gravissimamente castigado sobre todos los otros.

A la otra tercera probacion que el doctor Sepulveda traxo por segunda, que se fundaba en la auctoridad de los canonistas que parecen dezir ser licita la guerra contra los infieles ydolatras: respondio el señor obispo refiriendo seys casos, en los quales la yglesia tiene auctoridad de hazer guerra a los tales. En aquellos dixo que se abia de entender las opiniones de los canonistas: si abian de ser verdaderas. El primero si tienen occupadas violentamente las tierras que antes fueron de Christianos: como la berberia, y especialmente la tierra Sancta. Dela qual conquista se habla en el capitulo, quod super hijs: de voto. Y porende de aquellas se ha de entender lo que alli dizen los dotores que se les puede castigar la ydolatria.

El segundo si con pecados graves de ydolatria ensuzian y contaminan nuestra fee, sacramentos, o templos, o ymagines: y porende mando Constantino, que no se permitiesse a los gentiles tener ydolos donde los christianos se pudiessen escandalizar. Y en el capitulo, In non nullis. de Iude. Se amonesta: que illius dissimulare non debemus opprobriuz, qui pro nobis opprobria nostra delevit. Y assi lo dize Innocencio en el capitulo maiores. de baptismo. Que la yglesia no puede hazer guerra a los moros ni sarracenos: sino en uno de estos dos casos: aun que los que trae Innocencio que por exemplo de Dios que   [p. 11v]   castigo los sodomitas: podiamos castigar todos los vicios contra natura en los infieles: no lo aprueba el señor obispo. Porque dize que de los juyzios de Dios (como arriba se dixo) abemos de maravillar: y no los emos de imitar.

El tercero caso si blasphemassen el nombre de jesu christo, o de los sanctos, o dela yglesia a sabiendas.

El quarto si tambien a sabiendas impidiessen la predicacion della: conociendo lo que impiden: pero no porque maten a los predicadores quando piensan que les van a hazer mal y a engañar como lo representan quando van con gente de armas.

El quinto caso si ellos nos hazen guerra como los turcos.

El sexto para librar los innocentes no por aquella razon: quod unicuiquibus mandatum est de proximo suo, ni por sus peccados contra la ley natural: sino por ser los innocentes de ley divina encomendados a la yglesia y ella tener cuydado de su protection: empero añidio que si esta deffensa no se puede hazer sino por guerra: mejor es dissimular la tal protecion. Porque de dos males el menor se ha de escoger. Y mucho mayores son los daños que se siguen de la guerra a muchos mas innocentes: que no que algunos pocos innocentes mueran. En estos casos dixo que se abia de entender la opinion de los canonistas: y assi concluyo toda la respuesta a la primera razon del Doctor Sepulveda: que por razon de la ydolatria y peccados contra natura: se les podia hazer guerra. Lo qual abia probado por tres maneras (conviene a saber) por la auctoridad de los canonistas y por la gravedad de aquellos peccados.

La segunda razon del doctor fue porque los yndios son barbaros, et natura servi: a lo qual respondio el señor obispo en fin de sus escriptos: y por esso guardando su orden respondemos primero, a la tercera razon del dicho doctor. Que fue: que es licito subjectar los por guerra por el fin de la fe: la qual despues de subjectados se les puede mas facilmente   [p. 12]   enseñar, a la qual razon no respondio solo en un mismo lugar ni en esta forma: sino todos sus escriptos van sembrados de argumentos de esto. Y todos los argumentos se reduzen a dos, o tres cabeças. La primera que como la fe no pueda demostrar se por razones naturales, sino por subjecion del entendimiento: como dize Sant Pablo: in obsequium eius: requierese en los que la han de recebir una pia afficion (como dize Sancto Thomas) a los que la vienen a predicar y yntroduzir: para que el exemplo de su vida les sea testimonio del verdadero Dios a quien sirven y de la verdad de la fe que predican para que mas facilmente lo crean. A lo qual todo son contrarias las guerras que preceden a la predicacion para subjectar los: por las quales no solamente no se afficionaran a los christianos: mas los aborreceran y escupiran en tal Dios que tales gentes sufre: y execraran la ley que tal permite, y ternan por falsa la fee que predican (como dize el señor obispo) que lo ha mostrado la experiencia en las Yndias. En confirmacion de lo qual aun que no por esta orden: sino donde trato de Sant Silvestre dixo primero aquel documento de nuestro salvador Jesu Christo en el capitulo quinto de Sant Matheo: sic luceat lux vestra coram hominibus ut videant opera vestra bona et glorificent patrem vestrum qui in celis est. Sobre las quales palabras escribe Sant Chrisostomo en la Homelia prima de lo imperfecto, per illos quidem qui docent et non faciunt blasphematur deus: ut pote si bene docent et melius vivant videntes gentiles dicunt: benedictus deus quitales habet servos. Uere enim eorum est deus verus: nisi enim ipse esset iustus nuncquem populum suum circa iustitiam sic teneret. Nan sciencia dñi ex moribus familie demonstratur. Si auten bene doceant et male conversent: videntes gentiles dicunt: quallis est deus corum quitalia agunt; nunquied sustineret eos talia facientes: nisi consentiret operibus eoruz;   [p. 12v]   vides quomodo deus per malos christianos blasphematur; Nec potest dominus bonan opinionem here: qui malam familiam habet. Y concluye Sant Christostomo con la auctoridad de Sant Pablo ad Roma. 2. Unum dictum est ad populuz dei; nomen enim dei per vos blasphematur inter gentes. Concuerda Sant Augustin en el libro de vita christiana donde dize: sanctum esse populum suuz deus volvit, et ab omni contagione injusticie et iniquitatis alienum. Ut nichil in eo gentes quod redarguerent invenirent. Sed quod admirarentur et dicerent: beata gens cuius dñs deus eorum: populus quem elegit inhereditatem sibi. Accumula alli Sant augustin muchas palabras que cito el señor obispo para probar que no ay modo mas apto para la conversion de los gentiles: que la mansedumbre y buen exemplo de los christianos: ni manera mas inepta que la avaricia y braveza y tyrania que muestran en las guerras: con las quales escandalizados los gentiles aborrecen la fee y el Dios de los christianos. Porque (como dize Sant Christostomo) en la homelia. 4. sobre el segundo capitulo ad Tituz: nec eminem ex verbis dogma verum: sed ex ipsis rebus atquibus vita gentiles iudicare consueuerunt. Añadio aquello de Jesu christo, discite a me quia mittis sum et humilis corde. Y viene al proposito aquello ad Phili. 2. sitis sine reprehensione in medio nationis prave atquibus perverse, donde nota a los gentiles: y modestia vestra nota sit omnibus hominibus. Et. 1. Petri. 2. conversationen vestram inter gentes habentes bonam, ut in eo quod detractant de vobis tan quam de malefactoribus ex bonis operibus vos considerantes glorificent deuz in die visitationis. Truxo tambien el exemplo de Jesu Christo que no embio a predicar la fee, gentes armadas que subjectassen primero al mundo: sino dixo: euntes predicate dicentes appropinguabit regnum celoruz, infirmos curate, suscitate mortuos,   [p. 13]   leprosos mundate, gratis accepistis gratis date. Con lo qual no concuerda que antes que prediquemos la fee: vamos no a curar los enfermos sino a matar los sanos: ni a echar los demonios de los cuerpos: sino ha echar las animas en el infierno. Añidio el precepto del mismo jesu christo a los mismos apostoles que fuessen, no como lobos a tragar ovejas: sino tanquam oves in medio luporum para que no matando, sino muriendo: diessen testimonio de la fe. Donde dize Sant Christostomo en la homelia. 34. Del perfecto, omnem mansuetudinem eos habere jubet nec id solum sed columbe quoque simplicitatem. Et intra: magis certe atquibus mirabilius est mentem at quibus animuz adversari orum commutare: quam gladio ipsos superare. Y añidio abaxo: erubescant igitur: qui contra facientes, quasi lupi adversarios suos persequñtur cum videant innumeros lupos (hoc est gentiles) ab ovibus vinci paucissimus: videlicet a discipulis: et certe quonsque sumus oves facile hostes vincimus: cum veroin naturam luporum transimus tunc superamur. Tunc enin nullum a pastore nobis patrocinium adest que non lupos sed oves posset habere. Hec chrisostomo. Acumullo el otro precepto de nuestro redemptor por Sant Lucas: nichil tuleritis in via nec virgam, nec peram nec pecuniam. Cito a san Hieronimo sobre Sant Matheo a donde dize: si los predicadores de Christo llevaran, o hizieran caso del oro: estimaran los infieles que por solo interesse propio, les predicaban el Evangelio, y por esso mucho menos hemos de robarselo. Porque no incurramos en lo de Sant Pablo, qui predicas non furandum furaris: qui predicas non mechandum mecharis: execraris Ydola: et sacrilegium facis; qui inlege gloriaris: per prevaricationez legis, deum inhonoras. Exaggero esto: porque seria yr apredicar la fee como mahoma: que mando dilatar su secta por via de armas. Y cito a Sant ambrosio   [p. 13v]   sobre Sant Lucas en el segundo libro capitulo cincuenta y quatro. Donde dize. Humilis magistri officium exequantur. Eos enim misit ad seminandum fidem: qui non cogerent sed docerent. Nec vim potestatis exercerent, sed doctrinam humilitatis attolerent. Quo loco humilitati putavit etiam pacientiam copulandam. Quia ipse (juxta testimonium Petri) cum malediceretur: non maledicebat: cum percuteretur non percutiebat. Y mas abaxo dize Sant Ambrosio: que cum apostoli ignem decelo petere vellent, ut consumeret samaritanos qui jesum intra ciutatem suam recipere nolverunt: conversus increpans illos ait, nescitis cuius spiritus estis: filius hominis non venit animas perdere sed salvas facere. Pues si la fee se ha de predicar con tanta mansedumbre: iniquo es embiar primero gente de guerra a subjectar las gentes. Contra los quales Sant gregorio (porque en su tiempo ubo semejantes guerras) dize en el. 2. libro de las epistolas epistola. 52. Nova vuestro at quibus inaudita est ista predicatio: que verberibus exigit fidem. Contra lo qual Jesu Christo mando a los predicadores que adonde quiera que entrassen lo primero dixessen paz: pax vestra revertetur ad vos. Por lo qual dize Vincentio en el primero libro sobre aquellas palabras de mahoma que dize: se in terrore gladij et vi armorum missuz fuisse. Aduerte si huiusmodi predicatio ad dei prophetam debeat pertinere. Inquibus nichil est aliud quan fraus et violentia et humani sanginis effusio: et quicquid prorsus ladrones et viaruz in sidiatores faciunt, agebatur.

Concluyo pues este articulo con dezir que se engañan los contrarios, con dezir: que estas guerras no se hazen para introduzir por fuerça la fee: sino para subjetar   [p. 14]   los y despues predicarles. Porque a la verdad no solo esto es fuerça indirecta: sino inmmediatamente directa, pues que dizen que en estas guerras se ha de tener intencion de predicar les despues la fee. Porque esto es engendralles primero miedo y fuerça para que de temor reciban vanamente la fee. Porque si unos veen los estragos, robos y muertes que sus vezinos padecen: por no padecer ellos mismos aquello: recebiran vanamente la fee sin saber lo que reciben.

La segunda cabeça por donde el señor Obispo impugno esta razon del doctor Sepulveda fue: porque en la predicacion de la fee se incluye la predicacion de la penitencia. Ansi se escribe Luce ultimo. Oboniam sic scriptum est et sic oportrit Christuz pati et resurgere amortius tertia die, et predicare in nomine eius penitentiaz in remissionem peccatorum in omnes gentes. Y esse fue el thema de la predicacion primera de Sant Juan: y despues de Jesu Christo. Porque como venia para redemir nos de nuestros peccados: essa fue su intencion perdonar por el baptismo todos los peccados passados sin castigo ninguno, y por esso en el baptismo no se impone penitencia de los peccados passados. Y esto se ha de guardar, universalmente en todas las gentes: porque como dize Sant Pablo, ad Romanos. 10. Y ad Galat. tertio. Non est distinctio in dei et servi: non est servus nec liber: non est masculus et femina: sed omnes unum suntin Christo. Y Sant Pablo a todos dize ser ygualmente deudor, grecis et barbaris, sapientibus et insipientibus. De aqui pues se coge esta razon: la predicacion de la fe es predicar remission de todos los peccados passados: luego aun que estos mereciessen pena por ellos: no se les ha de castigar ni hazer guerra: sino predicar les que todo se   [p. 14v]   les ha de perdonar por el baptismo. Porque Christus non venit ut iudicet mundum sed ut salvetur mundus peripsum. Y ansi se lo prophetizo el propheta, ecce Rex tuus venit tibi mansuetus sedens super asinaz. Esta pues es la respuesta del señor obispo, a la tercera razon del doctor Sepulveda que se fundaba en el fin de la predicacion de la fee.

Y verdad es que tratando el quarto caso por el qual es licito a los christianos ofrecer guerra a los infieles: que es quando impiden la predicacion y dilatacion de nuestra fee: estendio la materia mas de lo que era necessario para responder al dicho doctor. Porque limitando aquel caso dixo que se abia de entender lo primero: quando impidian la fe sabiendo lo que impidian, como los moros que tienen ya noticia de nuestra religion: empero si nos impedian pensando que les ybamos a robar y matar como a enemigos sin aber oydo nada de nuestra fee: que licitamente se podian defender de los nuestros y no les podiamos justamente hazer guerra. Y la segunda limitacion fue que se abia de entender quando los principes y los señores de los infieles: invitaban los pueblos a que nos impidiessen nuestra predicacion. Porque si toda la republica de comun consentimiento de todos los particulares no quisiesse oyrnos: sino estar se con sus ritos en tierras donde nunca abia abido christianos (como son los indios) en tal caso no les podemos hazer guerra. Y aqui se ha de advertir mucho si es verdad, o no para esta consulta. Porque el mayor derecho y mas fundado nuestro es: el poder y facultad que jesu Christo dio a todos los Christianos de predicar el Evangelio en todo el mundo: por aquellas palabras Marci ultimo. E untes in mundum universum predicate Evangelium omni creature. Por las quales palabras parece que tenemos derecho de yr a predicar a todas las gentes y amparar y defender   [p. 15]   los predicadores con armas si fuere menester: para que los dexen predicar. A lo qual respondio que aun que aquel sea precepto: pero que no nos obliga a que forçemos a los gentiles que nos oyan: sino solo para predicar si nos quisieren oyr. Y para advertir a vuestras señorias y mercedes parece que el señor obispo (si yo no me engaño) se engaño en la equivocacion. Porque otra cosa es que los podamos forçar a que nos dexen predicar: lo qual es opinion de muchos doctores: otra cosa es que los podemos compeller a que vengan a nuestros sermones: en lo qual no ay tanta apparencia. Y esto es lo que el alli trato: que no los podemos forçar a que nos oyan. Y fundo lo en quatro razones: lo primero: porque los infieles no pueden ser compellidos a rescebir la fe que es el fin de la predicacion: y por la misma razon, ni a oyrla. Porque si uno no puede ser compellido a recebir alguna religion o alguna doctrina: tampoco puede ser compellido a oyrla: mayormente que la tal compulsion engendraria odio en los oyentes de la mesma fe, antes que afficion para recebirla.

La segunda razon es: porque los mismos infieles que biven entre nosotros tampoco los compellemos a oyr nos. Confirma lo con auctoridad del Evangelio Mathei. et Luce. 10. que es la tercera razon: intrantes domun salutate eam dicentes: pax huic domui: y mas abaxo, et quicum que non receperit vos nec audierit sermones vestros exeuentes domum vel ciutatem excutite pulverem de pedibus vestris. Amen dico vobis tolerabilius erit terre sodomorum et gomorre quam illi ciutati in die iudicij. Donde no nos manda hazer ninguna compulsion: si no dexallo al juyzio de Dios. Y confirmolo por el exemplo de Jesu christo, que no quiso por fuerça entrar a los samaritanos: que no le quisieron recebir: y prohibio que descendiesse fuego del cielo sobre ellos: los quales despues recibieron la fe por una samaritana. Sobre el qual passo dize   [p. 15v]   Sant Ambrosio y Beda: denique samaritani citius crediderunt aquibus ignis arcetur.

Añidio la quarta razon que pues nunca prometieron oyr la fe: no pueden ser forçados a lo que no prometieron. Empero este punto examinar se ha mas despues en esta sapientissima consulta.

La quarta razon del doctor Sepulveda se funda en la injuria que los yndios hazen a los innocentes: matando los para sacrificar los, o comerlos. A lo qual el señor obispo aun que en el. 6. caso concedio que a la yglesia incumbia deffender aquellos innocentes: empero dixo despues que no era cosa conveniente, ni decente: deffender los por guerras. Lo qual fundo en tres, o quatro maneras. La primera esta ya tocada: que de dos males se ha de elegir el menor: y que los yndios maten algunos innocentes para comer los, que es aun mayor fealdad que para sacrificar los: es sin comparacion menor mal que los que se siguen de la guerra. Donde allende de los robos mueren muchos mas innocentes que son los pocos que se pretenden librar. Allende de esto por estas guerras se infama la fee y se pone en odio con los infieles: que es aun mayor mal. El segundo argumento fue porque tenemos precepto negativo no mataras, y particularissimo, insonten et innocenten non occidee. Exodi. 23. El qual es mas estrecho que el affirmativo: de deffender los innocentes. Y por esso quando no se puede complir este segundo, sin yr contra el primero: antes se ha de quebrantar el segundo que el primero. Y puesto que en los combates de los pueblos en guerra justa, quando son ciudades de enemigos: se pueden accidentalmente matar algunos innocentes, no conociendo los ni teniendo tal intencion: empero quando la guerra se haze para castigar algunos delinquentes: si se presume que son mas los innocentes y que no se puede distinguir entre los unos y los otros: mas sano consejo es dexar de hazer   [p. 16]   tal castigo conforme al precepto evangelico de Jesu Christo: que no permitio arrancar la zizania del trigo porque no se arrancasse abueltas el mismo trigo: sino quiso mas que se diffiriesse para el agosto: que es el dia del juyzio, donde sin peligro se pueden discernir los buenos y los malos y castigar los unos, sin perjuyzio de los otros.

La tercera manera de probar ser illicitas las tales guerras contra los que sacrifican hombres fue: porque tienen alguna manera de escusa, para que no sean obligados a conocer su error luego en diziendo se lo: mayormente siendo los que se lo dizen gentes armadas que representan yr mas como enemigos a robar y matar: que como amigos a enseñar. Y en tanto que les excusa la ygnorancia hasta que sean obligados a creer: no caen en culpa y porende no merecen castigo. Y que tengan alguna manera de escusa quanto a los hombres, aun que no quanto a Dios, parece: porque aquella es probable opinion segun Aristotiles en el primero de los topicos: la que tienen los hombres mas sabios. Y en el primo de la rethorica capitulo. 2. tambien dize: que aquello se ha de tener: que aprueban los mas prudentes. Y como aquellas naciones donde este error reyna: los sabios de ellos, y sacerdotes, y Reyes, y sus passados: assi se lo ayan enseñado: tienen porende alguna escusa hasta que los enseñen la verdad. Confirmo esta razon porque esto de sacrificar hombres, es muy general en la antiguedad, como lo cuenta Eusebio libro quarto de preparatione Evangelica. Donde dize que aun los Principes solian sacrificar sus hijos: por hazer mayor reverencia a los dioses.

Lo mismo cuenta San Clemente en el libro 9 de Las Islas Orientales que por ventura son estos yndios de que tratamos. Lactancio cuenta lo mismo de los tartaros y aun de los   [p. 16v]   mismos latinos, que solian sacrificar niños: y de los cartaginenses dize lo mesmo. Y Plutharco cuenta de los romanos que aun que topaban barbaros que sacrificaban hombres: no los castigaban: sino prohibian que no lo hiziessen mas. Traxo de esto historias muchas este proposito.

La segunda razon porque no son obligados a entender luego sus ceguedades: porque en lumbre natural: qualquiera que concibe alguno por Dios: conoce que es cosa excelentissima a quien todos deben reverencia. Al qual por los beneficios que del reciben y por aplacarle de las offensas que le hazen: se le debe hazer sacrificio de la mejor cosa que ay en los hombres. Y como esta sea la vida de los mesmos hombres: tienen algun velamen de su ygnorancia y escusa en ofrecer le vidas de hombres. Digo que tienen alguna ygnorancia excusable, donde no ay conocimiento de la ley de gracia sobre natural: sino solo natural y aun añublado como esta entre gentiles. Porque dando la vida a Dios la hazen mayor subiection y acatamiento que pueden: y por esso le offrecen niños innocentes sin culpa. Porque aquellos piensan que le son a el mas agradables y de quien el mas se sirve alla. Lo qual aun se conrfima por la sagrada escriptura, que para tentar Dios a Abraham de la fe y amor que tenia: le mando que le sacrificase el hijo que tanto amaba. Al qual ninguna injuria hazia: porque, est dñs universorum et etiam vite et mortis humane, aun que por su bondad no quiso consentirlo. Y por la misma razon mando en el Levitico: que todos los primogenitos de los hombres, se commutassen y redidimiessen por otro animal. Añade que, maiorem charitatem nemo habet: quam ut animam suaz ponat quis pro amicis suis. Y ansi tenian alguna escusa si a Dios a quien tanto amor se debia: por aquella manera de sacrificio le daban la vida. Y por la misma razon las mugeres mas amadas de sus maridos se enterraban con ellos. Y en nuestra   [p. 17]   religion si la fe no corrigiesse la ceguedad del amor parece que abia quien lo hiziesse. Añidio postreramente otra razon: por la qual no se les debe hazer guerra y es: que muy mas facilmente por razon se les puede persuadir que dexen la ydolatria y la arranquen de sus coraçones : que no por guerra. Porque la guerra aun que haze que no sacrifiquen en publico: empero como quedan los coraçones dañados: a hurto hazen los mismos males. En esta forma pues respondio a la quarta razon del doctor Sepulveda.

Resta responder a la razon de Sepulveda. 2. que se fundaba en la barbariedad de aquella gente: por la qual dizen ser de su naturaleza siervos y obligados porende a ser nuestros subditos. A esto respondio el señor obispo: que en las escripturas profanas y sagradas: se hallan tres maneras, o linajes de barbaros. La primera es tomando el vocablo largamente por qualquiera gente que tiene alguna estrañeza en sus opiniones, o costumbres: pero no les falta policia ni prudencia para regir se. La segunda especie es: porque no tienen las lenguas aptas para que se puedan explicar por characteres y letras: como en algun tiempo lo eran los yngleses (como lo dize el venerable Beda) que por esso procuro traduzir en su lengua las artes liberales. Y Sant Gregorio dize, ecce linguam britanie que nichil aliud noverat quam barbarum fundere: iam dudum in dei laudibus hebrea cepit verba resonare. Y de estas meneras nunca entendio el philosofo que sunt natura servi, y que por esto se les puede hazer guerra: antes dize en el tercero libro de la politica: que entre algunos barbaros ay Reynos verdaderos, y naturales Reyes, y señores, y gobernacion. La tercera especie de barbaros son: los que por sus perversas costumbres y rudeza de ingenio y brutal inclinacion: son como fieras silvestres que viven por los campos sin Ciudades ni   [p. 17v]   casas sin policia, sin leyes, sin ritos ni tractos que son de iure gentium: sino que andan palantes como se dize en latin: que quiere dezir robando y haziendo fuerça como hizieron al principio los godos y los alanos: y agora dize que son en Asia los arabes y los que en Africa nosotros mismos llamamos Alarabes. Y de estos se podria entender lo que dize Aristotiles que como es licito caçar las fieras: assi es licito hazer les guerra defendiendonos de ellos que nos hazen daño, procurando les reduzir a la policia humana: y por aventura lo dixo por algunas gentes que eran en la conquista de Alexandro. Por esta occasion el señor obispo conto largamente la hystoria de los yndios: mostrando que aunque tengan algunas costumbres de gente no tan politica: pero que no son en este grado barbaros: antes son gente gregatil y civil: que tienen pueblos grandes y casas y leyes y artes y señores y gobernacion: y castigan no solo los peccados contra natura: mas aun otros naturales con penas de muerte. Tienen bastante politia para que por esta razon de barbaridad no se les pueda hazer guerra. Y ansi concluyo contra el dicho doctor sepulveda: que por ninguna de aquellas sus quatro razones: se les pueda hazer guerra: antes de predicarles la fee: sino que aquella guerra seria iniqua y tiranica y perjudicial al evangelio y a su predicacion. Y no solamente esto mas como diximos tampoco admitte que sea licita la guerra contra los que impidiessen la predicacion: si de commun consensu de toda la republica y de todos los particulares: se impidiesse: ni se les puede hazer fuerça que oyan nuestra predicacion. Preguntando a la postre que es lo que a su parecer seria licito y expediente dize: que en las partes que no obiesse peligro: de la forma evangelica era entrar solos los predicadores: y los quales pudiessen enseñar buenas costumbres, conforme a nuestra fee: y los que pudiessen con ellos   [p. 18]   tratar de paz. Y donde se temiesse algun peligro convendria hazer algunas fortalezas en sus confines: para que desde alli començassen a tratar con ellos y poco a poco se fuesse multiplicando nuestra religion, y ganando tierra por paz y amor y buen exemplo. Y esta dize que fue la intencion de la bulla de Alexandro y no otra: segun lo declara la otra de paulo (conviene a saber) para que despues de Christianos fuessen subjectos a su Magestad. No quanto ad dominium rerum particulariuz, ni para hazer los esclavos, ni quitalles sus señorios: sino solo quanto la suprema jurisdicion con algun razonable tributo para la protecion de la fee y enseñança de buenas costumbres y buena gobernacion.

Esta es pues la summa y orden a que por mandado de vuestras señorias y mercedes he podido reduzir el parecer de estos dos señores: señaladamente el del señor obispo que fue tan copioso y tan diffuso: quantos han sido los años que de este negocio trata y al zelo y affecto con que le ha proseguido. Por lo qual a Dios primeramente y a el despues se deben gracias: y tambien al señor doctor por su tan buen zelo y diligencia y trabajo.

Fin del summario que coligio el egregio padre maestro fray Domingo de Soto de la apologia del obispo de Chiapa: y de las razones del doctor Sepulveda

Previous Previous section

Next section Next




Go up to Top of Page